Batalla de Guisa

En esta batalla, que duró del 20 al 30 de noviembre de 1958, el ejército de la tiranía fue apoyado por más de 40 aviones–vuelo de combate. Además, sufrió alrededor de 300 bajas, entre muertos, heridos y prisioneros. Perdió una tanqueta T-17 en buen estado; 94 armas largas, entre fusiles ametralladoras, fusiles Garand y Springfield y carabinas San Cristóbal; siete ametralladoras de trípode calibre 30; dos morteros de 60 milímetros; un mortero de 81 milímetros; una bazuca; 55 mil cartuchos de combate; 95 granadas de mortero; 20 cohetes de bazuca; 14 camiones de transporte; mochilas, uniformes, víveres, medicamentos y otros pertrechos.

Enlaces directos