Experiencias de una deseada presencia militar estadounidense en Europa (I parte)

Por Katherinne Díaz Pérez / 21-01-2015

Hace algunos días, conocimos que el Departamento de Defensa de EE.UU. anunció el fortalecimiento de sus instalaciones y medios en Europa. Según la nota informativa, tal decisión forma parte del proceso de Consolidación de la Infraestructura en el viejo continente, estrategia que fue diseñada para apoyar a sus aliados y garantizar la eficacia a largo plazo de la presencia norteamericana en la región.¹

Dicha información no nos asombra, ya que desde hace un poco más de diez meses Washington lleva a cabo en Europa la Operation Atlantic Resolve (OAR) o Determinación Atlántica , como se le conoce comúnmente en el habla hispana.

De acuerdo con la distribución por áreas de responsabilidad que la Casa Blanca ha hecho del mundo, al Comando de Europa (EUCOM, por sus siglas en inglés) le ha correspondido poner en ejecución dicha iniciativa.

Su sitio web oficial explica que esta maniobra “es una demostración de nuestro compromiso continuo con la seguridad colectiva de la OTAN y la dedicación a la paz duradera y la estabilidad en la región, a la luz de la intervención rusa en Ucrania, específicamente”.²

De ahí, que la OAR comenzara sus incursiones con el traslado en una fecha tan temprana como abril de 2014 de 600 paracaidistas estadounidenses hacia Polonia, Letonia, Lituania y Estonia “para entrenar a sus homólogos por un tiempo indefinido”, explicó en aquel entonces el comandante del Ejército de EE.UU. en Europa (USAREUR), general Donald Campbell. ¿Entrenar, no les parece recurrente?

Recientemente, un portavoz del Departamento de Defensa admitió que “al principio de la operación, EE.UU. adoptó una serie de medidas inmediatas para demostrar su solidaridad con nuestros aliados de la OTAN, incluyendo el aumento de la presencia en la región por aire, tierra y mar y la ampliación de los ejercicios previamente planificados”.³

Sin embargo, había que buscar un espacio para dar “legalidad pública” a lo que venían haciendo Washington y el resto de países de la OTAN. Fue la Cumbre en Gales, Reino Unido, septiembre de 2014, la que ofreció este marco propicio, donde se denunció, más allá de toda la campaña mediática puesta en marcha, las “violaciones” que Rusia infligía al “intervenir militarmente en Crimea” y “apoyar a los rebeldes en Luhansk y Donetsk”.

Dicha reunión fue el teatro para divulgar un plan de acción que ya estaba muy bien negociado e, incluso, en desarrollo; incluía el establecimiento de una Fuerza de Tarea Conjunta en la región, así como la presencia de medios en Europa Oriental.⁴

Pero, esta maniobra ha llegado aún más lejos. Un comunicado emitido el 15 de diciembre de 2014 por el EUCOM, expone que “todos los esfuerzos de EE.UU. en apoyo a nuestros aliados y socios de la OTAN en Europa caen bajo el paraguas de la operación Atlantic Resolve”.⁵

Lo anterior resulta relevante, pues en el comunicado citado aparecen más de 50 ejercicios realizados en el año 2014 por los diferentes componentes del Comando Europeo, así como los diferentes entrenamientos de las Fuerzas de Operaciones Especiales y las acciones que se realizan para apoyar a Ucrania. Todas estas acciones pudieran haber tenido particulares objetivos táctico-estratégicos, pero su trasfondo consistió, como se reflejó claramente, en intentar achicar el poderío ruso.⁶

Dicha afirmación de “caer bajo el paraguas” significa, además, que la Iniciativa para la Tranquilidad Europea (European Reassurance Initiative)se guarece en esa sombrilla. Para ofrecer una idea del asunto, es válido mencionar que la Ley Nacional de Autorización de Defensa 2015 y la Ley de Asignaciones de Defensa 2015 de Washington ha destinado mil millones de dólares en fondos a dicha iniciativa para que el Pentágono “continúe sus esfuerzos para tranquilizar a nuestros aliados de la OTAN y reforzar la seguridad y la capacidad de nuestros socios en la región”.⁷

De acuerdo con el programa de la iniciativa antes referida, las metas propuestas del Pentágono son: (1) continuar la realización de ejercicios y entrenamientos militares en tierra, aire y mar, mientras se mantiene una presencia rotacional en Europa en apoyo a la Operation Atlantic Resolve; (2) aumentar la capacidad de respuesta de las fuerzas estadounidenses para reforzar a la OTAN, mediante la exploración de iniciativas como el posicionamiento previo de equipos y la mejora de las instalaciones logísticas en Europa; (3) incrementar la participación de la Marina de EE.UU. en los despliegues de la OTAN, incluyendo despliegues más constantes a los mares Negro y Báltico; y (4) fomentar la capacidad de los socios cercanos, como Georgia, Moldavia y Ucrania para mejorar la interoperabilidad de trabajar junto a las fuerzas de EE.UU. y de la OTAN, así como velar por su propia defensa.⁸

No obstante, lo más preocupante del informe radica en un último punto: “Determinación Atlántica permanecerá en su lugar, siempre y cuando exista la necesidad de tranquilizar a nuestros aliados y disuadir a Rusia de la hegemonía regional”.⁹ Como si ellos fueran víctimas de la situación en Ucrania y no los originadores de ese engendro.

Todo lo anterior parece que rememora uno de los pasajes más agresivos de la Guerra Fría. Lo único que diferencia la situación actual de aquella es que ahora EE.UU. no realiza un renovador esfuerzo unilateral sino convida e inmiscuye hasta la saciedad a la OTAN en el intento de apaciguar a Rusia. Un precepto que se encuentra recogido en la concepción de Guerra No Convencional, así como de Contraguerra No Convencional que ejecutan las fuerzas armadas estadounidenses, y que hemos analizado en anteriores entregas.

Como dijo la embajadora de EEUU en Lituania, Deborah McCarthy, las relaciones bilaterales entre la Casa Blanca y las naciones de la Alianza Atlántica han pasado de “¿qué pueden hacer los EE.UU. por ti?”, a “¿qué podemos hacer juntos?”.

Cabría entonces hacerse la pregunta: ¿Cómo EE.UU. ha fabricado una deseada presencia militar en Europa, a raíz de los acontecimientos en Ucrania? Esto lo abordaremos en el próximo trabajo.

Referencias:

1 Ver DoD Announces European Infrastructure Consolidation Actions and F-35 Basing in Europe, disponible en http://www.eucom.mil; y DoD Officials Announce European Infrastructure Consolidation, disponible en http://www.defense.gov/news/newsarticle.aspx?adbid=553266778134945792&adbpl=tw&adbpr=66369181&cid=social_20150108_38474827&id=123929

2 Ver Operation Atlantic Resolve, disponible en http://www.eucom.mil/operation-atlantic-resolve.

3 Ver El Pentágono confirma el aumento de la presencia militar cerca de Rusia, disponible en http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/7823-nueva-respuesta-rusa-a-la-otan-despliegue-de-misiles-iskander-maniobras-militares-en-las-fronteras-y-armas-nucleares-a-crimea

4 Ver Declaración de la Cumbre de Gales, disponible en www.nato.int/cps/en/natohq/official_texts_112964.html

5 Ver Operation Atlantic Resolve, U.S. European Command Communication and Engagement Directorate Media Operations Division, ocurrido el 15 de diciembre de 2014, disponible en http://www.defense.gov/home/features/2014/0514_atlanticresolve/FactSheet_121514.pdf

6, 7, 8 y 9 Idem.

Enlaces directos