Guerra Política, ¿juntas o separadas?

Por Katherinne Díaz Pérez / 08-06-2015

Pareciera muy superficialmente que una palabra no tiene que ver con la otra, pues la segunda hay quien la asocia más a elementos diplomáticos, negociables, pacíficos; mientras que la primera se trata de violencia, agresiones, fuerza y muchos desastres. Sin embargo, la realidad es otra: la guerra es manifestación de la política de un Estado. Tal es así que ambos términos han devenido en los últimos tiempos en una adicional estrategia no convencional del gobierno de Estados Unidos (EE.UU.).

Dos documentos de publicación reciente manifiestan esta perspectiva: uno, el Libro Blanco Apoyo de las Fuerzas de Operaciones Especiales a la Guerra Política del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de EE.UU. de marzo de 2015; y el borrador Política de la Guerra Política de Estados Unidos, de enero de 2015. El último, de aprobarse, regiría las maniobras de este tipo.

Pero, ¿en qué consiste la Guerra Política?, ¿es una nueva maniobra o ya se ha implementado anteriormente?, ¿EE.UU. la ejecuta contra algún país en la actualidad?

A pesar de que en el Diccionario de términos militares y asociados del Departamento de Defensa de 2010 no aparece dicho concepto, la publicación oficial Doctrina para las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, de 2013, avizora y recoge varios elementos de ella en lo que denomina la forma de guerra irregular: lucha entre actores estatales y no estatales, interés de legitimidad e influencia sobre importantes poblaciones, empleo de métodos diplomáticos, informacionales y económicos, entre otros.

De acuerdo con el mencionado Libro Blanco, la Guerra Política en general es un sistema que abarca todos los organismos gubernamentales al que las fuerzas armadas realizan contribuciones significativas.

Por su parte, el borrador la define como “todos los medios del control de la nación, fuera del período de guerra, para conseguir sus objetivos nacionales; incluyendo pero no limitándose a las operaciones de influencia (operaciones psicológicas), actividades políticas, sanciones económicas, y diplomacia coercitiva”.1En otras palabras, el boceto apunta que es el arte de gobernar de manera no convencional.

Señala el Libro Blanco que este tipo de maniobra permite a los líderes estadounidenses desarrollar iniciativas estratégicas proactivas para modelar los ambientes, prevenir los conflictos y disminuir las ventajas híbridas y asimétricas adversarias.2

Asevera el borrador que “el propósito general de EEUU en el campo de la Guerra Política es mantener una posición ventajosa en el escenario mundial sin recurrir a la guerra defensiva u ofensiva”.3

Para conseguirlo, el texto refiere dos maneras: “mediante la contención de los intentos agresores para ganar ventaja sobre los estados objetivos o mediante la subversión del gobierno de un estado objetivo cuyas acciones son hostiles a los intereses estadounidenses”.4

De forma más específica, el informe sostiene que “el objetivo de Guerra Política de EE.UU. es aislar, erosionar, manipular, agotar, derrocar, reducir, reemplazar o crear las condiciones para coaccionar a un gobierno beligerante o que no se aviene a los objetivos nacionales de EEUU, sin tener que ir a la guerra”.5

El documento sugiere que tales tareas sean encargadas a los Departamentos de Defensa, Estado y del Tesoro, a la Agencia Central de Inteligencia y la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional6 (Usaid, por sus siglas en inglés y como se le conoce comúnmente).

No obstante, los mencionados fines de la Guerra Política y estrategias para conseguirlo no son nuevos: se asemejan a los explicitados en las concepciones de la Guerra No Convencional (GNC), abordados indistintamente en este espacio. Pero, además, tanto el Libro Blanco como el ensayo de política reconocen que se pusieron en práctica durante la Guerra Fría.

En el aquel entonces bipolar sistema de relaciones internacionales, encabezados por EE.UU. y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas; se intentaba, sobre todo, obtener el dominio, la hegemonía.

Explica el Libro Blanco que “aunque EEUU empleó la fuerza militar en otros países de manera abrumadoramente reactiva hasta la Guerra en Corea, con frecuencia los compromisos militares posteriores fueron preventivos con actividades proactivas paramilitares y de inteligencia asociadas. Como ejemplo de ello están la Contra Insurgencia en la Guerra Fría, las actividades de GNC en el sudeste de Asia y en varias naciones de América del Sur y América Central, generalmente realizadas por las Fuerzas de Operaciones Especiales de manera preventiva y con la intención de limitar la expansión global del comunismo”.7

Dicho lo anterior, ¿creen ustedes que la Guerra Política se ha quedado en teoría?

George F. Kennan, antiguo experto estadounidense del Departamento de Estado, solicitó alrededor de 1948 que “los líderes estadounidenses del período posterior a la Segunda Guerra Mundial se libraran de la “limitante” del “concepto de una diferencia básica entre guerra y paz” y se percataran de las “realidades de las relaciones internacionales: el perpetuo ritmo de lucha dentro y fuera de la guerra”.8

Con tal recomendación y con los hechos actuales pasándonos por delante es casi imposible –para no caer en lo absoluto- que EE.UU. no haya incursionado en eventos semejantes. No obstante, las recientes publicaciones nos están dando indicadores de próximas incursiones en dicho campo.

Referencias

1 Ver Draft United States Political Warfare Policy, January 2015, format PDF en https://dl.dropboxusercontent.com/u/6891151/2015%2C03%2C14%20PWP.pdf.

2 Ver Libro Blanco Apoyo de las Fuerzas de Operaciones Especiales a la Guerra Política del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de EE.UU., 15 de marzo de 2015. Traducción institucional. Ver original en https://db.tt/wsGXrO4S

3 Ver Draft United States Political Warfare Policy, January 2015, format PDF en https://dl.dropboxusercontent.com/u/6891151/2015%2C03%2C14%20PWP.pdf.

4 Idem.

5 Idem.

6 Idem.

7 Ver Libro Blanco Apoyo de las Fuerzas de Operaciones Especiales a la Guerra Política del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de EEUU, 15 de marzo de 2015. Traducción institucional. Ver original en https://db.tt/wsGXrO4S

8 Idem.

Enlaces directos